Sabías que...
Volver a la Página Principal  - Contáctenos
 


EN IL MISSIONARIO

 EN IL MISSIONARIO (APRILE. Nº 4) - RIVISTA MENSILE DELLE MISSIONI ED OPERE DEGLI STIMMATINI- VIALE DEL COLLI, 27 – 37128 VERONA – ITALIA, se publicó el siguiente artículo:

LLEGANDO A ASUNCIÓN
Superando la cordillera de los Andes con un vuelo de Santiago hacia Norte-este, después de una larga travesía sobre el infinito campo argentino, se divisa la amplia “tira” tortuosa del río Paraguay que perezosamente, viniendo del Noroeste, baja hacia el sur, confluyendo con en el río Paraná, y más abajo se une con el Río del Plata, entre Uruguay y Argentina, para alcanzar el Océano Atlántico, transformado en un inmenso estuario. 
Sus meandros son vastos y el agua, especialmente en la estación más lluviosa, los esconde fácilmente inundando kilómetros y kilómetros cuadrados de pampa verde. 
Aquí el espacio no falta, ya sea en la extensa Argentina donde las grandes granjas no sufren de la falta de terrenos, o en el extenso Paraguay dónde un población de cerca de seis millones de habitantes viven sobre un territorio de unos 400.000 km cuadrados. 
El río Paraguay es navegable, tanto que es verdad, que el gobierno paraguayo ha creado en Instituto Nacional por la navegación y para los puertos, cosa extraña para un país que dista 1500 kilómetros del mar. Efectivamente grandes balsas remontan el río transportando hasta Asunción, y más allá, todo tipo de mercancías. Nosotros “stimmatini” nos servimos de los barcos para entregar los containers procedentes de Italia; qué ahora pueden ser desembarcados directamente en Villeta, donde la ciudadanía dispone de un moderno muelle sobre el río.
Del puerto de Villeta parten, entre otros, balsas de al menos 1000 toneladas de soja que el Paraguay exporta. 
El río Paraguay es pues, un elemento esencial para la vida del país: lo irriga, le da un panorama, y se constituye en el principal eje de transporte. 
Por lo demás, el Paraguay es un país pobre que ha conocido pocas reformas dignas de este nombre, un poco pisado por los colosos que lo rodean: Brasil y Argentina, con una clase política que no sé definir, pero los resultados de cuya administración no huye de los ojos del visitador. Todos admiten, además que pocos Países del mundo son golpeados tan fuerte por la corrupción como el Paraguay. 
La gente, simple y cordial, se ingenia para vivir, o a veces para sobrevivir lo mejor que puede, en este país un poco en manos de los grandes propietarios locales y de las multinacionales que hacen lo que quieren. 
¡Y pensar que el Paraguay después del trabajo desarrollado especialmente por los Jesuitas en el 1600 fue el país más rico, desarrollado y organizado de Sudamérica! Pero esto provocó varios celos y deseos de conquista… 
Entre riqueza y pobreza 
En el 1850 el primer presidente del Paraguay hizo construir su casa a una decena de kilómetros del centro de la capital, Asunción, en medio a un gran parque existente. A sus márgenes, hizo erigir una gran iglesia dedicada a la Santísima Trinidad. Arquitectos italianos crearon un templo neoclásico bien proporcionado y caracterizado por algunas líneas de gusto “spagnoleggiante”, agradables al entorno. 
Ahora la iglesia es una parroquia; y los stimatini son responsables de ella desde hace unos meses. La parroquia está conformada por dos barrios: hacia el este es habitado por gente medianamente acomodada, mientras que hacia el oeste está habitado por gente más pobre. 
El Padre Guiseppe Bonomi, italiano, y el Padre Antonio Medeiros, brasileño, me conducen a visitarla. 
Los barrios que bajan hacia el río son caracterizados por casitas hartas modestas, a veces barracas, que no difieren en nada de las viviendas de los barrios marginales de todas las metrópolis del mundo. 
Algunas capillas han sido construidas aquí y allá por la gente, única señal que permite mirar más allá de la monotonía cotidiana, hacia una realidad que tiene colores de la esperanza y único lugar de congregación para las familias. El precariedad de las estructuras no impiden considerar las capillas como un lugar importante y significativo. 
La bebida (el tereré o el mate) es consumida universalmente en Paraguay, pero para los pobres también constituye una válida ayuda para olvidar el hambre y los problemas. 
En el fondo de los barrios, el gran río con sus hierbas flotadoras y las balsas que arriban, son testigos de un mundo lejano, no accesible a los habitantes del barrio. 
De la otra parte de la iglesia están los barrios residenciales, los chalets, los jardines, las calles asfaltadas. 

A los padres les compite la ardua tarea de crear unidad en esta parroquia…e interacción y solidaridad. Tarea no fácil: no se pueden solucionar sobre la escala local, problemas que tienen a que ver con la política y la administración del statu o hasta con la neocolonización de las grandes multinacionales. 
Presenza nel mondo
Sudamérica:
Brasil, Chile, Paraguay.
Brasil
Hacia América Latina los misioneros stimmatini partieron en diciembre de 1910, para asistir los italianos emigrados. Se establecieron al principio en el estado del Paraná, para luego expandirse hacia el estado de São Paulo. Inmediatamente tuvieron significativa presencia en otros estados de la nación brasileña. Ahora están presentes en: Paraná, Sao Paulo, Río de Janeiro, Goiás, Minas Gerais, Tocantins, Bahía y D.F. Brasilia.
Hoy hay un centenar los Stimmatini brasileños dividimos en dos provincias autónomas de Santa Cruz y de San Giuseppe, con nueve obispos.
Chile
Del Brasil, en el 1979 nace el deseo de ir a Chile. Una primera presencia fue en Santiago, luego enriquecida con una nueva fundación en Iquique, a 1.800 kilómetros más al norte, cerrada después de algunos años. Hoy son cuatro comunidades “stimmatinas” en este país; ya con diversos colegas chilenos y una casa de formación. Ha sido constituida una delegación con el nombre de “Cristo del Perdón”.
Paraguay
En el 1995 empezaba una nueva presencia “stimmatina” en América Latina, específicamente en Villeta, una ciudad ubicada a 30 kilómetros de la capital del Paraguay, Asunción. Allí ha sido abierto un seminario para acoger a los jóvenes que desean entrar en la congregación.

VILLETA
Parroquia Nuestra Señora del Rosario ;Casa parroquial; Tel. (25) 952207

* Tosca es una ópera en tres actos, con música de Giacomo Puccini y libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa. Fue estrenada con éxito en Roma, el 14 de enero de 1900, en el Teatro Costanzi. El texto de la obra está basado en un intenso drama La Tosca de Victorien Sardou, presentado en París en 1887 donde actuaba Sarah Bernhardt.
Tosca es considerada una de las óperas más representativas del repertorio verista italiano, por su intensidad dramática, violencia y por contener algunas de las arias más bellas del repertorio. EL argumento combina intriga, violencia y pasión. Junto a Madama Butterfly y La Bohème, integra el trio de óperas más conocidas de Puccini.

Musicalmente, la obra se mantiene en el estilo desarrollado por Puccini hasta el momento: continuidad del discurso musical, roto apenas por una o dos arias. Las escenas más impactantes son el Te Deum del final del primer acto, y las arias Vissi d'arte (para Tosca) y E lucevan le stelle (para Mario). Dramáticamente, el segundo acto es de una intensidad inigualada por otra obra de Puccini.

La acción transcurre en Roma, el 14 de junio de 1800, cuando Napoleón vence a Austria en la batalla de Marengo

Descargar:

2013-09-16 00:00:00
 
© 2.007 Eduardo Ammatuna - Derechos Reservados
Aviso Legal sobre esta Página
Diseño y Desarrollo
Fernando Cuevas